Domingo 4 Mayo 2008; Mi primer domingo de treintañera.

  

  

   LunesLunes…es que hasta suena mal. Siempre me he preguntado ¿Por qué existen los lunes? ¡Deberían de borrarlos del calendario!.

 

   A los domingos siempre les ponemos nuestra mejor cara, sabes que toca playita, montaña, alguna excursión, comidita fuera, algún paseito… Lo importante es no quedarse un domingo en casa, a no ser que el sábado te metieras la fiesta de tu vida y el domingo solo aspires a beber diez litros de agua, mientras vas como un vampiro por el pasillo y repitiéndote mentalmente  Juro que no beberé en la vida. ¡¡¡¡Nunca mas!!!!. Sin embargo, lo normal es esa típica cara de “Vamos a hacer algo”…

 

   Así transcurren las mañanas de los domingos, que claro, no son eternas , porque conforme avanza el día se te va poniendo esa cara de rancia amargada, cada vez que a tu mente viene esa odiosa palabra…lunesluneslunes…Cuando llegan las ocho de la tarde tu amargura es tal, que le haces una visita al frigo y empiezas a engullir como si no hubieras comido en años, todo lo que ves va para dentro, chorizo, queso, salchichas, el resto de la ensalada de patatas de hace una semana , todo vale con tal de olvidar que mañana es lunes. Pero para cuando llegaron las ocho de la tarde del domingo a mi vida, lo que menos me preocupaba era el lunes, Paolo ya se había encargado de cambiar mis planes, con lo que me gustan a mí las sorpresas…

 

   El domingo Paolo y yo aterrizamos en una pequeña cala a veinte kilómetros de la ciudad, iba a ser nuestra primera jornada playera del año y como no de treintañera. Como ahora soy una mujer deportista, por primera vez en mi vida estaba deseando llegar, quitarme el vestido y lucir tipito, ya que iba a ser el primer año de mi vida que no me daría vergüenza quedarme en biquini, ¡menudo tipazo se me estaba quedando!, al menos eso es lo que yo pensaba. Cual fue mi sorpresa que cuando tuve el vestido en la mano y eche un vistacillo a mi cuerpo me di cuenta de que estaba igual de fofo y de alvino que el año anterior…pero… ¿Dónde están mis horas de piscina? ¿Dónde estas mis abdominales? ¿Dónde están los resultados de las dos mil cremas que me compre? ¿Dónde esta ese cuerpo de comedora de lechuga? ¿dondeeee?.

 

   Llegamos a mi apartamento, no me pude permitir el lujo de comprar otra cosa, a eso de las ocho de la tarde. Me tire en el sofá, ya se sabe que después de un típico domingo lo único que me apetecía era sofá, ver una peli de esas que no hay que pensar abrazada a Paolo y silencio, mucho silencio.

 

   Mientras tenía un pequeño conflicto interno sobre si habría pan o no para hacerme un bocata, mi mayor preocupación hasta aquel momento, escuche, Amanda, ¿cuando vamos a hablar? ¿Qué? Se había vuelto loco? Era domingo y dentro de unas horas sonaría mi despertador y tendria que ir a la oficina para ver el careto de mi jefe metiendo gritos y ¿Paolo quería hablar de futuro? ¿En domingo? ¿Pero que estaba pasando? Lo único que dije antes de que estallara el huracán fue, Paolo, ¿ahora? No me dio tiempo a decir nada mas, empezó a hablar entre gritos, mientras sacudía sus brazos de arriba abajo, así estuvo durante 15 minutos, quince largos minutos en los que no me entere de nada, parecía que lo habían poseído. Cuando pasaron los quince minutos se levanto del sofá se puso la cazadora, me miro con cara de ¿No vas a decir nada?y como no hubo respuesta se fue.

 

 Me quede durante un rato en silencio intentando averiguar que había pasado, no tuve tiempo de reaccionar cuando soñó el móvil. Entre sollozos pude reconocer la voz de Carol, Amanda, ¿estas en casa? lo he vuelto a hacer, he estado con Gerard. En diez minutos se presento en allí con la mochila a cuestas, se quedaba a dormir, necesitaba un hombro en que llorar.

 

Así fue como termino mi primer domingo de treintañera, con un novio enfadado y una amiga necesitada. ¿La mejor edad de la mujer? ¡Ja!.

 

                                                                                                                                          Amanda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: