Resumen de mi primera y tranquila semana de junio hasta que llego Carol

 

La verdad es que la semana ha pasado sin pena ni gloria.

 

Me levantaba a las siete, ducha, primer café, besito o revolcón mañanero con Paolo, que por cierto aun esta en casa, y pal curro. Lo que pasa dentro del curro no lo cuento, quiero seguir siendo feliz. Salía del estudio, me pasaba por el súper para hacer compra, llegaba a casa, me tendía en el sofá y ¡siesta! Hasta que llegaba Paolo con sus gritos y me despertaba y teníamos charla allí tirados. Un día vino Violeta, otro fuimos al cine, otro vimos la tele. Llegaba la noche, cenábamos, y mientras Paolo veía la caja tonta yo me ponía con mi libro, que por cierto le he dado un buen avance, que lo tenía algo abandonadillo. Después camita y…bueno, ya sabéis si había sueño a dormir y sino a vivir la noche ¡salvaje!

 

Así ha pasado mi semana hasta que Carol el jueves rompió esa monotonía que tanto estaba agradeciendo.

 

El jueves por la tarde mientras dormía placidamente mi siesta…meeeeeeeeeeeeeeeek. ¡Puto móvil-pensé. Me incorpore y me senté en el sofá, un poco desorientada me puse el móvil en la oreja Diga, diga, ¿si?, ¿si? Si es una broma no tiene gracia. Mientras me

metía en mi papel de indignación y le gritaba al móvil como una loca volvió a sonar un meeeeeeeeeeeeeeek. Entonces me di cuenta de que lo que sonaba no era el móvil, sino el fono. Me levante, cogí el auricular Amanda, ¿Dónde estas metida? Abre la puerta. Era Carol, y yo medio adormilada y con el típico dolor de cabeza que se tiene después de haber dormido una siesta de…unas horas.

 

En cuanto abrí la puerta… ¡bronca! ¿Es que no me ibas a llamar en toda la semana?, ¿Es que ya no te acuerdas?, te has olvidado, ¿verdad?, Joder Amanda, ¡Necesito apoyo! En ese momento a pesar de que la cabeza la tenia como un bombo hubiera empezado a dar gritos como una loca, con los ojos desencajados, agitando las manos como una posesa, rompiendo todo lo que se ponía por mi camino…pero en vez de eso, me calme, puse cara de extrañada mientras le ponía una mano sobre el hombro y le dije ¿Qué te pasa? Estas muy nerviosa, vamos a relajarnos un poquito. Amanda lo siento, pero es que estoy de los nervios. Mañana me voy con Gerard, mi jefe, a Praga a pasar un fin de semana romántico y Mateo, mi novio, se queda aquí pensando que me he tenido que ir a Madrid, ¡por trabajo! No se si voy a salir de esta.  

 

Cuando conseguimos tranquilizarnos las dos y hablar como personas normales y no como locas, y después de hacer una buena merienda, crepes con chocolate. Llegó Paolo al que invité muy sutilmente a irse a dar una vuelta por la ciudad.

 

Carol saldría de Murcia a las nueve y media, llegaría al aeropuerto de Madrid a las dos de la tarde, allí esperaría a Gerard y a las cuatro cogerian el avión hacia Praga. Carol estaba de los nervios, no había que ser muy listo para darse cuenta. No podía dejar de moverse, de agitar el cuerpo, de tocarse el pelo y de mover la pierna de un lado hacia otro. Era la primera vez después de siete años de relación con Mateo que estaba con otro hombre, era la primera vez que se iba de viaje con ese otro hombre, era la primera vez que mentía a Mateo de aquella manera. Pero sobre todo era la primera vez que aquella aventura que había comenzado como una simple atracción sexual se estaba convirtiendo en una historia de amor en toda regla.

 

A Mateo le había contado una historia de ciencia ficción. Tenía que ir a Madrid este fin de semana porque una gran empresa de publicidad americana aterrizaba en la capital para organizar cursos y demás historias. También le dijo que el móvil lo tendría desconectado hasta el domingo.

 

 

Estábamos hablando cuando miro el reloj y dijo, Tía, me piro que he quedado con Mateo en diez minutos y aun tengo que pasar por casa a cambiarme. Pero antes de irse me dijo que ya lo había decidido. En cuanto volviera del viaje, hablaría con Mateo para dejar la relación para siempre. Por primera vez desde que empezó esta historia, Carol reconocía que estaba enamorada de Gerard.

 

Cuando Carol se fue, me tumbe en el sofá y me puse a pensar en la vida. Hay gente que vive una vida que creen perfecta, en la que son absolutamente felices. Tienes un buen trabajo y una vida en pareja ideal. Sin embargo, todo eso que ven no son más que espejismos. Sin ellos saberlo, están vivando una vida paralela a la que realmente deberían tener, una vida ficticia, una vida que realmente no es lo que parece. Mateo era el protagonista de esa vida y en ese momento me dio mucha pena pensar lo que estaba a punto de sucederle. Algo que no podía ni tan si quiera imaginar, algo que iba destrozarle la vida. En menos de una semana Mateo volvería a ser soltero.

 

Inmersa en esos pensamientos estaba, cuando llego Paolo. Y con ese acento mitad italiano mitad murciano me dijo ¿Qué ha pasao? Pero no le conteste, no solo porque no podía traicionar la confianza de Carol, sino por que lo único que me apetecía era besarlo con ternura, con amor, con pasión. Sintiéndolo cerca de mí, oliendo su cuerpo, sintiendo su respiración sobre mi pecho, acariciando su cabello. Como si fuera la ultima vez que lo hacia en mi vida.

 

                                                                                                                                                  Amanda

 

 

Anuncios

6 comentarios to “Resumen de mi primera y tranquila semana de junio hasta que llego Carol”

  1. irlandairlanda Says:

    Amanda, te entiendo hay tres cosas con las que no permito que me molesten; y me enfada mucho cuando sucede.
    CDC, traducido comer, dormir, y… tu sabes.
    Paciencia, te mando unos duendes traviesos para que disfrutes el finde!!!!
    Irlanda

  2. Celeste Says:

    ¡Hola!
    Está muy chulo tu blog.
    Os invito a visitar también mi blog http://celestenoesuncolor.hazblog.com/index.htm
    que trata sobre temas variados, literatura, mi vida personal…

  3. eldiariodeamanda Says:

    jajajajajajajajajajajajajaja
    jajajajajajajajajajajajajaja
    Irlanda muy muy bueno!!!
    Pero…que razon tienes!
    Muuuchas gracias por esos diendecillos, jeje

    Un beso, Amanda

  4. Spiderman Says:

    ¡cuánto valen esos momentos de reflexión en el sofá, eh Amanda! 🙂 si te paras un poco más y tienes cierta capacidad de abstracción, te das cuénta de una infinidad de detalles, muchos de ellos muy sutiles, que afectan subconscientemente a nuestra vida cotidiana sin darnos cuenta.
    ¡Es alucinante!, ¡te invito a comprobarlo! 😀

  5. eldiariodeamanda Says:

    Spiderman: mmm, interesante, lo hare. Ademas me encanta analizaro todo!!jejeje

  6. Spiderman Says:

    eldiariodeamanda ¡Otro puntito para Amanda! 😉 ¡cada vez me gusta más! 😀 a mi también me encanta analizar y meditar sobre las cosas, a veces demasiado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: