Lunes 16 junio 2008; Nuestra “primera” pelea

 

 

  En el estudio cuando mi jefe viene con cara de pocos amigos y se pasa el día dando gritos como si estuviéramos en la selva, yendo de un lado a otro, diciendo que nuestro trabajo no vale, que somos tal y cual. Siempre decimos por lo bajini este ayer no mojó, la mujer lo tiene a dieta. Y empiezan las coñas, risas van y risas vienen.

 

  Cuento esto porque, esta mañana cuando me ha sonado el despertador y he abierto los ojos de mala gana, pidiendo un minuto más, con ganas de que me diera un patatús para no tener que ir al curro, me he acordado de lo que le decimos a mi jefe cuando llega de mala leche a la ofi. Por eso, antes de que mi ira fuera en aumento, me he dicho, Amanda y por que no hacer la prueba…Así que he tenido que perturbar el sueño de Paolo, aunque creo que no le ha importado… ¿Por que será?…

 

  Una vez hecho el experimento, lo tengo claro, mi jefe esos días esta a pan y agua, porque hoy a pesar de que era lunes me he ido a la ofi con una sonrisa poco habitual en mi rostro. La felicidad se ha apoderado de mí toda la mañana.

 

  Antes de irme al curro he quedado con Paolo en que lo recogería del trabajo e iríamos a hacer la compra. Y ha sido en Carrefour entre patatas, salchichones, melocotones, que poco romántico, donde hemos tenido nuestra primera diferencia en las artes del hogar.

 

 

 

A: ¿Paolo porque coges tres productos de cada cosa? P: Porque paso de estar todos los días metido en  el súper. A: Pero luego se pone malo. P: Pues antes de eso nos lo comemos.

 

A: ¿Paolo porque coges solo marcas? P: Me gustan, ¿algún problema? A: Si, que sale mucho mas caro. P: Si es por eso lo pago yo.

 

A: ¿Te alimentas de salsas? P: A ti que mas te da, son para mi

 

A: ¿Por qué vas tan rápido? P: Que quieres ¿que estemos aquí metidos todo el día? A: Buuuuf. Cuando en realidad pensaba “maldito capullo”

 

A: Nooo esa sandia no, mira que cara más mala tiene, dicen que… P: Pero si no tienes ni idea, Qué tienes ¿ una tesis en sandias?

 

A: Mira que pinta tiene esos filetes. P: Amanda, coño, están secos y luego soy yo el de las salsas.

 

A: ¿Compramos esas sardinas? P: ¿No hay otras peores? ¡Mira que ojos!

 

A: ¿Lechugas iceberg? No me gustan prefiero las de toda la vida. P: ¿Qué es para ti de toda la vida? ¿Me lo explicas?

 

  Después de esta maravillosa experiencia junto a Paolo ya se lo que no voy a volver a hacer con el… LA COMPRA.

 

  Por cierto, aparte de unos cuantos Si-No-No se, no nos dirigimos la palabra el resto del día, lo cual me dejo tiempo para darle un buen avance al libro que me estoy leyendo.

 

  Hay que mirar el lado positivo de las cosas… ¿no?

                                                                                                                                                  Amanda

 

                                                                                                                                                     

Anuncios