3 marzo 2009: Peticion de ayuda de Irlanda

 

Hace ya unos meses que el destino le dio un reves a una de mis primeras amigas blogueras. Desde hace unas semanas me pide que por favor publique lo que le sucede en mi blog, despues de mucho pensar he decidido publicarlo. Si pinchais en este enlace podreis leelo y conocer su situacion.

http://irlandairlanda.wordpress.com/2009/02/23/necesitamos-ayuda-urgente/

Besos,

Amanda

Anuncios

Las Muertas de Juarez

 

Hace ya tiempo que me interese por la situación de estas mujeres asesinadas impunemente por ANIMALES sin escrúpulos. Aquí os he puesto un texto que he copiado de esta dirección http://www.geocities.com/pornuestrashijas/doc2.html , para que tengáis una idea global de lo que esta pasando en La Ciudad de Juárez. Mas abajo hay un video que relata la historia que viven allí las mujeres.

¿Qué se puede hacer ante un problema así, si el gobierno se tapa los ojos?

                                                                                                                                  Amanda

 

El caso conocido como “las muertas de Juárez” se inicia en 1993. Desde entonces hasta la fecha —fines de marzo de 2002— se han encontrado 268 cadáveres de mujeres asesinadas. A esto se suman aproximadamente 450 casos de mujeres desaparecidas, cuyos cuerpos no han sido encontrados. Por otra parte, no todos los cuerpos encontrados han sido identificados, y existen dudas respecto de la identidad de muchos de los entregados a los familiares, ya que las autoridades no han permitido la realización de los estudios de ADN que hubieran verificado la identificación de algunos cuerpos en estado de descomposición.

 

 

La mayoría de estos homicidios se ajustan a un patrón. Son mujeres que han sido secuestradas, violadas repetidas veces por más de una persona, torturadas, mutiladas y asesinadas, y cuyos cuerpos han sido tirados posteriormente en lotes baldíos. En un comienzo se trataba fundamentalmente de mujeres jóvenes, morenas, empleadas en la industria maquiladora, cuyo aspecto humilde sugería que pudieran ser algunas de las muchas emigrantes que han llegado a Ciudad Juárez para trabajar en su floreciente industria de subensamble. Posteriormente, el patrón se ha ampliado para incluir mujeres de diversas edades, algunas de ellas niñas o adolescentes, e incluso provenientes de la población local.

 

 

Las hipótesis sugeridas para explicar este feminicidio masivo son diversas, e incluyen entre otras la posibilidad de que se trate de bandas de narcotraficantes o de pandillas formadas por hijos de familias ricas, con la colaboración de algunos guardaespaldas o policías. También se ha planteado que pudiera tratarse de un contagio social o imitación, con múltiples actores que reproducen un patrón ya establecido. Da la impresión de que se ha tratado de disimular algunos crímenes de otra naturaleza, tales como el asesinato de una joven por parte de su esposo o pareja, o el abuso sexual de una niña por parte de un vecino o familiar, imitando de alguna manera este patrón generalizado.

 

La reacción de las autoridades ante estos sucesos ha sido de notable pasividad. La mayoría de los casos no ha sido investigada y se ha manifestado una tendencia a culpar a las víctimas y a sus familiares por lo sucedido, en función de supuestas actitudes de descuido, conducta desordenada o promiscua, falta de modestia o provocación a los agresores. En cuanto a las autoridades de mayor nivel, tanto estatales como nacionales, han tendido a negar la existencia del problema, minimizarlo, declararlo superado, o simplemente ignorarlo.

 

 

Ante este vacío de respuesta institucional, son numerosas las personas, grupos y organizaciones no gubernamentales que se han movilizado para denunciar los hechos y/o brindar ayuda a los parientes de las víctimas. Sin embargo, esta tragedia continúa siendo en gran medida ignorada, tanto a nivel nacional, como internacional. Esto resulta muy difícil de explicar, e imposible de justificar, si consideramos que el número de personas afectadas determina una situación de catástrofe social, comparable a los desastres provocados por fenómenos naturales tales como terremotos, inundaciones o huracanes.

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.geocities.com/pornuestrashijas/doc2.html

           

 

Nasija. La historia de una mujer de África Subsajariana

 

 

“Algunos hombres han interpretado

La palabra revelada para mantener

el poder sobre el pueblo…

 

                                 para flagelo de las mujeres.”

 

 

 

  Con estas palabras comienza uno de los cortos que reflejan la brutalidad atroz a las que algunas mujeres están aun sometidas. Esto ha hecho que me pare a pensar por enésima vez en mi vida, ¿que esta pasando en el mundo? ¿Por qué dejamos que estas cosas sucedan? Y otra vez me siento impotente por que no se que debo hacer, como comportarme, donde ir, con quien hablar, a quien pedir responsabilidades. A veces creo que somos muy hipócritas con estas realidades que a nosotros no nos tocan pero que hay miles de mujeres que sufren diariamente. ¿Qué podemos hacer? ¿Qué puedo hacer?

 

  La vida de Nasija es una realidad que vemos con asombro e incredulidad, por desgracia, es una historia corriente de una mujer en África Subsajariana. Algo que pasa diariamente por que es NORMAL para ellos. ¿Normal? Hablo de ablaciones, lapidaciones, violaciones, palizas, asesinatos y un largo etcétera de atrocidades que violan los derechos humanos.

 

  Las mujeres desde que nacen sufren, sufren mucho por el yugo del hombre. Allí una mujer no vale nada. Es alguien a la que se le puede hacer todo tipo de calamidades sin que nadie pueda evitarlo, ¿o si?

 

  Para mi es inconcebible que hoy dos de junio del 2008 aun hayan mujeres en estas condiciones. Sin nadie que las ayude a salir de este pozo en el que están sumergidas, sin nadie que les eche una mano, sin nadie que las salve de tal crueldad a la que están sometidas. Sin un alma que condene a esos hombres, a esa sociedad, ni que los haga comprender que las mujeres nacieron con el derecho de ser respetadas como todos los seres humanos que habitan este mundo.

 

 ¿Cuánto camino nos queda por recorrer?

 

  Hay asociaciones que luchan por cambiar la realidad de estas mujeres, que luchan por sus derechos, por darles una vida mejor, por una vida digna. A todas estas asociaciones le quiero agradecer desde mi humilde rincón todo el trabajo y esfuerzo que hacen diariamente por estas mujeres. Mil gracias por ayudarlas.

              

                                                                                                                                             Amanda